jueves, 19 de septiembre de 2013

Aurora, La Chunga, Bajarí, en Valladolid

El concierto de Aurora Losada, hoy jueves en la sala Porta Caeli, de Valladolid (21.30 horas-12 euros), nos retrotrae a la década de los 80 del siglo pasado, a cuando en este país se hablaba de la 'movida', un movimiento que se expresó de diversas formas siendo la música su cara más popular. Y en esa 'movida' aparecieron los 'jóvenes flamencos',
Es decir, músicos gitanos que rompían con lo hecho por otros músicos gitanos anteriores a ellos. Y en esos 'jóvenes flamencos' entró Aurora (sin Losada, por aquel entonces), de la mano de Ketama, probablemente el grupo con más éxito de esta generación.


Alcanzar el éxito o llegar a un público mayoritario es adonde se dirigía esta nueva hornada de intérpretes gitanos, y que muy pocos consiguieron. A cambio, no les faltó el reconocimiento por sus méritos musicales, dentro y fuera de España. Y se merecían ese éxito, que sí obtendrían los músicos payos de su tiempo con menos valores musicales, de verdad; los payos preferían la palabra 'autenticidad' (Nacha Pop, Radio Futura, Los Secretos, Mecano...). 
Como dice una de sus canciones, Aurora había "nacido para cantar". Y desde niña se vio metida en el mundo de la música. Con 15 años había publicado tres discos, que iban de lo melódico a la rumba madrileña (es hija del cantante de Los Chorbos, Amador Losada). Ni la convirtieron en una Marisol, ni en una nueva Greca (así sonaba aquella Aurora).
Faltó una producción adecuada y canciones con gancho. Lo que conseguiría con Ketama. Los Carmona la introdujeron en su estilo musical definitivo, los sones cubanos, latinos; y la ofrecieron una canción, "Besos de caramelo", con la que sí llamó la atención (incluida en el disco, Demasiado corazón, donde Aurora hacía  una versión de los Jackson Five, "Shake your body down").


Voz torrencial, poderosa, más cercana -por elección- a Rocío Jurado que a la Paquera, Aurora Losada ha continuado su trayectoria musical con sus facultades vocales intactas, ya sin presiones de éxito masivo, sin perder el cariño de quienes la recuerdan de aquella época y convenciendo a quienes por primera vez escuchan su voz (un dossier con su trayectoria, aquí).



Nuevos músicos, intérpretes gitanos, de ahora mismo, pero de Barcelona pueden verse en la película Bajarí, dirigida por Eva Vila. Algunos flamencos (Karine Amaya) y otros pertenecientes a la fusión o la evolución de la clásica rumba catalana. Hoy jueves puede ser su último día de proyección en los Cines Casablanca.


Y una figura del baile, de los años 60, Micaela Flores 'La Chunga', acudió ayer a Valladolid para presentar una exposición de sus cuadros. Hasta el 18 de octubre podrá verse en el Palacio Pimentel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario