jueves, 5 de septiembre de 2013

Recitales flamencos en las fiestas de Valladolid y Medina del Campo

Estamos en días de ferias y fiestas aquí, en Valladolid. Y como es habitual en estas fechas se programan muchas actuaciones musicales. Pero flojea mucho en cuanto a flamenco. Nada, en realidad, ofrece el Ayuntamiento organizador. Por lo que los aficionados de a pie han de dar un paso adelante y aportar, por su cuenta y riesgo, lo que buenamente pueden.
Y lo que se puede -usando la manida, pero real, expresión- en estos tiempos es que sean ellos los que hagan el papel que estaría reservado a los profesionales.
Este jueves, en los cines Roxy (21.00 horas. Entrada: 12 euros), Carlos Salgado 'Castañeta' y Óscar Pariente (cante), Faustino Dueñas y José el Sevillano (guitarra) y Claudine Ibarra (baile) actuarán en el denominado Festival Flamenco, que ya se celebró el año pasado con casi los mismos participantes, más un invitado del 'Foro', es decir, el madrileño, Antonio Izquierdo 'Merenguito'.

Merenguito.

Sí figura el término flamenco en la programación oficial de las fiestas para hoy jueves, pero acompañado de fusión. La del guitarrista Raúl Olivar y su grupo (21.30h; Plaza Mayor). Y si nos vamos a mañana, viernes, en la Prisión Provincial, de Villanubla, estarán, a las cinco de la tarde, Luis González Cortés (cante), Carlos Blanco Feo (guitarra) y Alberto Farto 'Juguillos' (percusión) para llevar el flamenco a los internos de esa espantosa institución ("Aquel que construye cárceles se expresa peor que aquel que edifica la libertad". Stig Dagerman).
Mañana, pero en Medina del Campo -igualmente en fiestas- una cita flamenca de corte más profesional, la que ofrecerá la XXV Muestra Flamenca (Auditorio Municipal, 21.00 horas. Entrada: 7 euros). Contará con la presencia de la compañía del bailaor David Pérez, con Laura Vital y la reciente Lámpara Minera, Jeromo Segura, al cante, como figuras destacadas.
Pinta bien el recital. Está organizado por la veterana Peña Tertulia Flamenca Medinense, quien, de momento, no tiene que subir a sus integrantes para suplir la escasez de recitales flamencos en estos días marcados de fiestas, fechas donde, se supone, la ciudadanía sale a la calle a compartir, en alegre armonía, sus gustos diferentes. Y el Ayuntamiento, su representante, sería el encargado de hacerlo posible (luego, no sucede exactamente así, al menos con este alcalde, represor más que representante).

No hay comentarios:

Publicar un comentario