viernes, 1 de junio de 2018

XV Jornadas Flamencas 'Ciudad de Valladolid' (4-9 de junio): Sólo flamenco, una vez más

Cuatro días faltan para el inicio de las XV Jornadas Flamencas 'Ciudad de Valladolid'. Para el inicio de una semana de sólo flamenco, como viene siendo desde que estas Jornadas se pusieron en marcha. Flamenco como el sinónimo que es de cante -y toque y baile- jondo, de cante gitano. Flamenco en vivo y en directo sin fusiones, relaciones con otras músicas durante quince años. Y no por dar lecciones de pureza -dejemos un uno por ciento de 'impureza' porque l@s artistas que han pasado hayan hecho, desde su flamencura, algún tema no estrictamente flamenco-; y eso que han pasado, y también este año, artistas que han hecho y hacen fusiones, incursiones en otras músicas, pero aquí han venido a hacer flamenco. Ha sido así durante sus quince años. Una semana entera del mes de junio.
Y en estos quince años han pasado, y vuelven a pasar, por las Jornadas, cantaor@s, bailaor@s, tocaor@s del presente más inmediato, del ayer más cercano, y del pasado, por así decirlo. Las Jornadas, deesde sus inicios, están atentas al flamenco que se está haciendo ahora (en un momento dado me gustaría ofrecer toda la relación de nombres; por citar de memoria aquí han estado desde Antonio Márquez el Zapatero a Estrella Morente; de Carmen Linares a David Lagos; de Mayte Martín a María José Pérez; de Miguel Poveda, Arcángel a Juana la del Pipa; de José Mijita a Rafael de Utrera...).
Y este año la línea se mantiene. Repasemos brevemente la programación.


Abre, este lunes, José Salinas, cantaor almeriense afincado en Valladolid, parte de, como diría Álvarez Caballero, "infantería del cante, peones para todo" dentro del mundo flamenco, el de los tablaos, el de las fiestas privadas, el que se hace por las periferias, el que como mucho tiene reflejo en prensa local o del extranjero a donde acuden sin llamar la atención, el que aprecian los aficionados que lo conocen o lo descubren por primera vez. Salinas hizo su disco y tuvo repercusión, y ha seguido con su cante, con la infantería, más conocido eso sí. Y sorprendiendo con una nueva faceta, la de luthier, la de constructor de guitarras flamencas (aquí lo contamos: 1 y 2).
Emoción, que el flamenco emocione, emociona, es con lo que se suele asociar el flamenco en su relación con el público. Y por sus facultades cantaoras es lo primero que viene a la mente al escuchar el nombre de Manuel Cuevas (recordamos aquellos cantes suyos delante del pintor Tapies, así como otros recordarán sus saetas). Ganador de una Lámpara Minera, para ampliar el espectro de lo emocional, actuará el martes.
El miércoles, Rafael Riqueni, tocaor, uno de los grandes del flamenco de los últimos cuarenta años. Creo que la entrada que le hacen en la wikipedia recoge a la perfección la trayectoria y personalidad artística de un guitarrista flamenco con espacio propio, les invito a leerla en toda su extensión.
Miguel Laví, jerezano, cantaor, curtido en el baile, en el cante 'patrás' y con una trayectoria reconocida en solitario que sólo puede aumentar con el tiempo. Tiene el eco del 'sonío negro', en la voz de quien es joven. El jueves se le oirá.
Llegamos al doble concierto: Rocío Márquez y Jesús Méndez, el viernes. No un espectáculo creado por los dos; no un mano a mano; simplemente, dos recitales en un mismo día de dos de las figuras destacadas del flamenco de hoy. Cada uno con su estilo, su forma de hacer: el flamenco. Conocida es la trayectoria de Márquez en otras músicas (canción folk/popular española, antigua y moderna; con la música barroca...); a lo que es ajeno Méndez (a no ser que se considere heterodoxo su disco de canciones militares). No será tampoco heterodoxia contra ortodoxia; será lo que ellos quieran: en flamenco.
Y después, a eso de las once y media de la noche (un cambio de última hora, estaba previsto para el sábado), Israel Fernández, el cantaor que ahora mismo está en boca de todos los medios con su nuevo disco 'Universo Pastora', refiriéndose a él casi como 'estrella nueva del firmamento flamenco'. Pero ya venía sonando su nombre de tiempo atrás. Y está aquí no por la tracción mediática, sino por su cante (sabemos que su contratación para las Jornadas se produjo mucho antes de este 'boom'). Y pondrá el colofón a la semana en un formato especial, muy del flamenco: la trasnoche.


El sábado, las Pruebas Selectivas al Concurso del Cante de Las Minas, la primera de las fases cuyo inicio vuelve a recaer en Valladolid para después continuar por distintos lugares del país, y de donde saldrán los semifinalistas a estar en el Concurso del festival minero. El año pasado la actual Lámpara Minera, Alfredo Tejada, estuvo en las pruebas vallisoletanas como en 2008 estuvo Rocío Márquez. Este año los participantes son: 
CANTE:
Loreto Arnaiz Palacios – “Loreto de Diego (Burgos).minera, cartagenera, levantica, cantiñas, malagueña y siguiriya. 
Jose María Cáceres Jiménez (Huelva) Soleá, Cantiñas, Malagueñas, Mineras, Cartageneras y murciana-levantica. 
Francisco Escudero Marqués “El Perrete” (Badajoz) mineras, murciana y levantica, taranta, soleá, siguiriya y tangos extremeños. 
BAILE:

David Martín Domínguez (Málaga)

GUITARRA.
Alejandro Mondaray López (Jaén) 

Y habrá conferencias, presentaciones de libros, exposición fotográfica, cursos... porque el mundo del flamenco es grande, como su historia, la que sigue escribiéndose, ahora, hacia adelante, hacia atrás.


 

¿Y el público vallisoletano, cómo responde, recibe la propuesta sólo flamenco de las Jornadas? Como cualquier otro público ante la palabra flamenco. Si conoce o no, si le suena o no el nombre del/a artista en cuestión la asistencia será mayor o menor. Esta no es una propuesta mayoritaria, como el flamenco; aunque con Poveda, Estrella Morente, Mayte Martín y algun@s más se llenaran los recintos donde actúan por algo más que aficionad@s al arte que nos ocupa. L@s vallisoletan@s saben que en las Jornadas sólo hay flamenco, no copla, no Lombo, Paco Candela, Javier Ruibal, Canijo de Jerez, Colina-Carmona, Rosalía o Niño de Elche -estarían de hacer o si vienen a hacer flamenco-, por ejemplo. Nombres que atraerían a públicos más cómodos con el término flamenco, sin más. Eso sí, todo el mundo tiene la puerta abierta. Abrirla o no es su libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario